Blog de Energías Renovables

Renovables, subvenciones, ahorro energético y mucho más.

¿Qué es el suelo radiante?

El suelo radiante es un emisor de baja temperatura que funciona gracias a la canalización de agua mediante un sistema de tuberías que se instala bajo el pavimento de la vivienda, local o negocio. De esta manera, el suelo se convierte en gran emisor térmico que funciona de forma homogénea aumentando el confort.

El suelo radiante es la alternativa más eficiente a los sistemas de calefacción tradicionales, ya que genera un menor consumo, proporciona mayor confort y es más respetuoso con el medio ambiente.

¿Sabías que el origen del suelo radiante data del siglo I a.C? 

El ingeniero Cayo Sergio Orata inventó un sistema de calefacción denominado Hypocaustum, un sistema de canalización situado bajo el suelo de las estancias de unos 40-60 cm de altura por los que circulaba los gases calientes producidos por la combustión de un horno exterior situado en uno de los extremos. En el extremo contrario de la entrada de los gases se disponía un humero o chimenea para la evacuación de los gases, cuyo tiro térmico facilitaba su circulación. Se calcula que la temperatura obtenida en las viviendas no pasaba de los 30 grados.

Más recientemente, a mediados del Siglo XX, comenzaron a instalarse sistemas basados en el transporte de agua caliente por una serie de tubos de metal embebidos en el suelo las viviendas, pero ocasionó muchos problemas de corrosión debido a los tubos metálicos y los escasos niveles de aislamiento de las viviendas. 

Actualmente, el desarrollo de los materiales plásticos para la conducción del agua, la mejora del aislamiento y la posibilidad de regular correctamente las instalaciones, permite que mediante el suelo radiante, los usuarios disfruten de un nivel de confort mucho mayor que con otros sistemas de calefacción tradicionales. 

En este post vamos a profundizar sobre el funcionamiento del suelo radiante y todas las ventajas que nos ofrece.

¿CÓMO FUNCIONA EL SUELO RADIANTE?

El suelo radiante es un sistema de calefacción que funciona mediante la canalización de una fuente de calor debajo del suelo. Este sistema emana calor de forma homogénea gracias a una red de tubería plásticas o, en su defecto, cableado que se instala bajo el pavimento de la vivienda o local de negocio.

El principio básico del suelo radiante es la impulsión de agua a baja temperatura en torno a los 40ºC en invierno y a 15ºC en verano. 

Estos circuitos se instalan sobre un aislante térmico y quedan recubiertos por una fina capa de mortero que será la encargada de conservar la energía térmica recibida para posteriormente, ir liberándola de forma progresiva, inercia térmica. La calidad del mortero, su espesor, o su correcta distribución, serán determinantes para obtener una inercia adecuada a nuestras necesidades.

El sistema de suelo radiante tiene una inercia térmica muy elevada, esto significa que tarda más en calentarse que los radiadores tradicionales, sin embargo, seguirá emitiendo calor durante un determinado periodo después de haberse apagado.

Al existir una red de tuberías bien distribuidas bajo el suelo, se consigue una uniformidad del reparto del calor evitando asimetrías, es decir, zonas más calientes o más frías que otros sistemas sí pueden generar. 

La forma de calentar de este sistema de calefacción, proporciona un elevado confort. Como el calor proviene del suelo, éste no se pierde en la parte alta de la habitación, contribuyendo a mantener una temperatura agradable durante más tiempo.

Para evitar condensaciones de agua bajo el pavimento, se suelen instalar sondas de control que evitan suelos demasiados fríos.

TIPOS DE SUELO RADIANTE

Existen dos modalidades de suelo radiante en función del suministro utilizado para su funcionamiento:

Suelo radiante por agua caliente

La modalidad de suelo radiante más extendida es el suelo radiante por agua caliente, que funciona gracias al agua caliente sanitaria (ACS) que es impulsada por el circuito de tuberías distribuidas bajo el pavimento.  

La instalación de este sistema, por su alta inversión inicial, es recomendable en viviendas o locales de nueva construcción, o en aquellos donde se vaya a realizar una rehabilitación.

Esta modalidad genera un consumo de energía muy reducido, dado que los circuitos que lo componen son muy finos, entre 6 y 10 mm, y el caudal de agua que circula es mínimo. Además, al funcionar a una temperatura baja ayuda a que la energía consumida sea inferior a otros sistemas de calefacción.

 

El suelo radiante por agua caliente puede ser alimentado por diferentes sistemas:

  • Gas natural. La caldera de gas natural calienta los tubos de agua caliente mediante la combustión del gas, de forma que el agua ya caliente llega al colector que la distribuye por el circuito de tuberías del suelo radiante.
  • Aerotermia: El suelo radiante por aerotermia proporciona calefacción y refrigeración, esto se debe a que la bomba aerotérmica puede invertir el procedimiento de generación de calor para proporcionar frío en verano. 
  • Geotermia: El suelo radiante por geotermia es capaz de generar calor y frío mediante un circuito de tuberías con refrigerante enterradas en el subsuelo, donde la temperatura es más constante durante todo el año que en el aire exterior.  La bomba geotérmica permite calentar la casa en invierno y enfriarla en verano con un gasto energético bajo.

Suelo radiante eléctrico

El suelo radiante eléctrico se diferencia del anterior porque en vez de tuberías de plástico por donde circula el agua, cuenta con un cableado conductor que se distribuye por toda la superficie irradiando calor de forma homogénea. 

La instalación de este sistema requiere de una inversión menor que en el suelo radiante por agua caliente, sin embargo, genera un mayor consumo de electricidad. 

Para su correcta funcionalidad es necesario que la vivienda o local cuente con una potencia eléctrica elevada, ya que su rendimiento durante todo el día coincide con el uso de electrodomésticos. Este aspecto implica un elevado consumo eléctrico y por tanto, una factura mayor que con el suelo radiante por agua caliente. 

COMPONENTES DEL SUELO RADIANTE

Para comprender de mejor forma como funciona el suelo radiante, conviene mostrar los distintos componentes que entra en juego en este sistema de calefacción tan demandado por sus importantes ventajas:

Placa aislante:

La placa de aislamiento se coloca bajo el forjado y sirve de base para la colocación de la red de tuberías que conforma el circuito. La placa aislante cuenta con una superficie cuadriculada que facilita la correcta colocación de las tuberías, actuando como soporte y guía de las mismas.

Tubería:

La tubería es el elemento principal del sistema encargándose de transportar el agua a través de la instalación y de transmitir el calor. 

Entre los materiales plásticos empleados en canalizaciones, el polibutileno (PB) es el termoplástico que mejor se adapta al diseño y ejecución de las instalaciones de suelo radiante gracias a su flexibilidad y comportamiento a largo plazo. En comparación con otros materiales plásticos, el PB presenta un reducido módulo de elasticidad que permite una mayor facilidad de instalación así como una menor dilatación térmica. 

La distribución de la tubería puede ser en serpetín o en espiral siendo esta última la más aconsejable ya que permite una mayor uniformidad en la distribución del calor, evitando asimetrías y por tanto, una mejor homogeneidad de temperaturas.

Banda perimetral:

Se trata de una banda de espuma que actúa como aislante lateral y cuyo objetivo es asegurar la separación entre la instalación del suelo y las paredes y evitar así los puentes térmicos. 

Colectores:

Los colectores de polímero o acero inoxidable permiten la alimentación paralela  de circuitos de fluidos. Sus dimensiones compactas permiten su colocación en el interior de la vivienda empotradas en tabiques. 

El conjunto colector incorpora una serie de elementos:

  • Purgadores para extraer el aire contenido en la red de tuberías que dificulta la circulación del agua y disminuye la transmisión del calor.
  • Válvulas de vacío y llenado.
  • Válvulas manuales en el colector de ida que permitan abrir o cerrar el paso del agua a los circuitos en función de la temperatura alcanzada en el local, con la posibilidad de automatización mediante un termostato ambiente.
  • Reguladores de caudal que permiten fijar el caudal adecuado en cada circuito.
  • Termómetros, tanto en la ida como en el retorno, para comprobación visual de las temperaturas del sistema.

Placa de mortero:

Es la capa de cemento que cubre los elementos de la instalación y sobre la que posteriormente se colocará el pavimento, normalmente cerámico, de piedra o madera.

El espesor mínimo de esta capa, según indicación de la norma EN 1264 debe ser de 30mm con mínimo.

Fuente de calor:

La instalación de suelo radiante suele ir acompañada de una caldera de condensación, caldera eléctrica o bomba de calor. 

La combinación de suelo radiante con la aerotermia o geotermia se está convirtiendo en la tendencia de climatización más extendida, al ser más respetuosa con el medio ambiente y que mayor ahorro energético representa.  

BENEFICIOS DEL SUELO RADIANTE

El suelo radiante presenta numerosos beneficios cuando lo comparamos con otros sistemas de calefacción más tradicionales. A continuación destacamos los más importantes:

Principales beneficios del suelo radiante

Ahorro energético.

El suelo radiante funciona con agua a baja temperatura y con un caudal mínimo, lo que genera un consumo eléctrico bajo, un rendimiento muy elevado y por tanto, un importante ahorro en la factura de la luz de los usuarios. Si además, lo combinamos con otras fuentes de energías renovables, el ahorro se incrementa aún más.

Confort elevado.

Los sistemas de suelo radiante ofrecen una distribución de calor homogénea en todas las estancias de la vivienda  o local. Esta uniformidad aumenta considerablemente la sensación de confort, mucho más alta que en otros sistema de calefacción tradicionales. 

Refrigeración.

El suelo radiante es capaz de generar frío si se aplica en sistemas como la aerotermia o geotermia, y estos cuentan con una bomba de calor inverter capaz de revertir el proceso de generación de calor para climatizar el inmueble en verano.

Saludable y seguro.

EL sistema de suelo radiante ofrece una seguridad muy elevada ya que la instalación queda completamente cubierta. Asimismo, es una energía saludable porque no contribuye a la creación de corrientes de aire, por lo que se reduce el polvo y la baja humedad que evita la proliferación de ácaros.

Es un sistema de calefacción recomendado por la OMS.

Respetuoso con el medio ambiente.

Al requerir un menor consumo eléctrico se reducen las emisiones de CO2. Cabe recordar que el sistema funciona con agua a baja temperatura, en torno a 35 o 40º frente a los 70-90 ºC que requieren otros sistemas de calefacción tradicionales. 

Silencioso e invisible.

La instalación del suelo radiante no genera ruidos ni corrientes de aire. 

Al instalarse bajo el pavimento, se elimina la presencia de radiadores y equipos de aire acondicionado, incrementando el espacio útil de la vivienda y la estética de la misma al no haber ningún elemento a la vista.

Rápida amortización.

En comparación con otros sistemas de calefacción, la inversión inicial de la instalación es alta, pero si tenemos en cuenta su reducido consumo eléctrico, hasta un 30% menor al funcionar a baja temperatura, el retorno de inversión se produce a corto plazo. 

Sencillo mantenimiento.

Los materiales empleados para la red de tuberías son muy duraderos y con una larga vida útil.

Para que el sistema ofrezca la máxima eficiencia como el primer día, será necesario una revisión periódica o preventiva de la caldera o bomba de calor, el caudal y comprobar el correcto funcionamiento de las válvulas y resto de piezas que conforman el sistema. 

¿DÓNDE INSTALAR SUELO RADIANTE?

En el punto anterior hemos mostrado los principales beneficios de instalar un sistema de calefacción por suelo radiante, pero sus ventajas no son adecuadas para cualquier espacio.

Es especialmente recomendable en los siguientes casos:

  • En viviendas de obra nueva: es más sencillo instalarlo y más económico cuando está planificado desde el principio. Es también una óptima solución en reformas integrales o cuando se contempla un cambio de suelo. 
  • En zonas con inviernos fríos: el sistema de suelo radiante está pensado y desarrollado para mantenerse encendido durante largos periodos de tiempo  y caldear las estancias de forma continua, por ello es más recomendable en zonas frías que cálidas.
  • En espacios donde prima la estética: el suelo radiante, al ir bajo el pavimento, elimina la presencia de radiadores y elementos visibles, mejorando la estética e incrementando el  espacio útil de la vivienda o local. 
  • En viviendas diseñadas para un consumo energético totalmente renovable: el suelo radiante combina perfectamente con otras energías renovables, de esta manera puede trabajar con bombas de calor (aerotermia o geotermia) y con paneles solares. 

Mediante esta combinación el sistema de suelo radiante además de eficiente se convierte en totalmente ecológico. 

“La demanda de este sistema como alternativa a los sistemas tradicionales de calefacción ha crecido exponencialmente y está cada día más presente en viviendas de uso continuado, guarderías, hospitales y oficinas”.

PRECIO DEL SUELO RADIANTE

El precio de una instalación de suelo radiante viene determinado por:

  • Dimensiones de la vivienda o local donde se pretenda instalar
  • Las características del inmueble (asilamiento)
  • La calidad de los elementos del sistema de calefacción

Estos factores se han de tener en cuenta por parte de los técnicos de la empresa a quienes hayamos encargado el proyecto, quienes harán un estudio personalizado para determinar las características más idóneas de la instalación y una valoración económica.

El precio medio orientativo de suelo radiante  es de unos 50-70 €/m2 sin incluir el precio del mortero ni los materiales que lo recubren, normalmente de piedra, cerámico o madera.

Para una vivienda de 100m2 el precio oscila entre  5.000 y 7.000€.

¿QUÉ AHORRO SE OBTIENE CON SUELO RADIANTE?

La clave del ahorro energético que se obtiene con el suelo radiante por agua caliente, es que trabaja a temperaturas de impulsión muy bajas, 30-45ºC mientras que los radiadores tradicionales rinden a temperaturas elevadas, 75-80ºC.  

Por esta razón, instalando suelo radiante en nuestra vivienda podemos ahorrar hasta un 30% en la factura de la luz. 

La combinación del suelo radiante con otras energías renovables (aerotermia, geotermia) permite alcanzar un ahorro de hasta el 90%.  

 

El Ahorro energético y eficiencia del sistema demuestran que invertir en suelo radiante es rentable.

SI APUESTAS POR EL SUELO RADIANTE, QUE SEA DE FORMA SEGURA.

En España se ha producido un importante crecimiento en la demanda del suelo radiante como sistema de calefacción para viviendas y locales, tanto de obra nueva como en reformas integrales por su alta eficiencia y rendimiento. 

Como venimos explicando en este post, apostar por el suelo radiante es rentable para nuestra economía y beneficioso para el planeta, pero para que nuestra instalación de suelo radiante sea eficaz y se adapte con total garantía a nuestras necesidades como consumidor, es necesario encargar el proyecto a una empresa experta y cualificada.

Activa Soluciones Energéticas, una apuesta segura.

Especialistas en Energías Renovables en Madrid

Somos la empresa instaladora y mantenedora de energías renovables referente en Madrid. Nos hemos especializado en proyectos “verdes” altamente eficientes, respetuosos con el medio ambiente, pero sobre todo, muy rentables para nuestros clientes.

En Activa Soluciones Energéticas también somos una empresa verde. Actualmente contamos con la ISO medioambiental 14001 y nuestras instalaciones se abastecen principalmente de energía renovables. Además, nuestra flota de vehículos se está actualizando día a día con vehículos de emisiones 0. 

¿Qué plan tenemos en Activa con nuestros clientes?

PLAN ACTIVA CONTIGO

Activa Contigo es sinónimo de confianza, tranquilidad y profesionalidad.

¿Y por qué “contigo”? Porque desde el momento que decides ponerte en contacto con nosotros, te acompañaremos durante todo el proceso hasta al final para que tú no te tengas que preocupar por nada.

PROCESO ACTIVA CONTIGO

  • Contacto inicial
  • Estudio personalizado
  • Fase de ejecución
  • Tranquilidad Activa

Contacto inicial:

Tanto si contactas con nosotros a través del teléfono, web, como si te acercas hasta nuestro showroom ubicado en Las Rozas de Madrid, serás atendido por uno de nuestros técnicos comerciales. Su misión es ofrecerte asesoramiento personalizado para encontrar la solución energética que mejor se adapte a tus necesidades.

Además, en nuestro showroom de más de 150m2 de exposición de energías renovables podrás ver, tocar y sentir todos y cada uno de nuestros sistemas de climatización.

Estudio personalizado:

Podríamos decir que son los pilares del éxito de nuestras instalaciones y lo mejor de todo, es que este estudio personalizado es totalmente gratuito.

  1. Entrevista inicial: En esta primera entrevista nuestro equipo técnico-comercial resolverá cualquier tipo de duda que tengas acerca de los diferentes sistemas de climatización. Además, te hará algunas preguntas acerca de tus hábitos energéticos para así poderte ofrecer las mejor de las opciones.
  1. Documentación: Si nos facilitas tus facturas energéticas actualizadas analizaremos los consumos y estudiaremos cual de las diferentes tipos de opciones de climatización es la que más te conviene sin renunciar nunca al confort. La información es poder.
  1. Auditoría energética: En algunos ocasiones, ya sea por falta de documentación como puedan ser los planos, o dudas técnicas como tipos de aislamientos térmicos, nuestro equipo verá conveniente hacer una visita al domicilio, local o negocio para cerciorarse así de las necesidades técnicas de la instalación.
  1. Presupuesto: Totalmente personalizado y sin compromiso.
  1. Análisis: Ya con el presupuesto y con las facturas de consumo actuales, podremos obtener un estimativo del retorno de inversión (ROI) de la instalación, o lo que es lo mismo, sabremos en cuantos años quedará amortizada la nueva instalación.

Fase de ejecución:

A partir de ese momento, aunque los técnicos comerciales te seguirán asesorando en todo lo que necesites, el trabajo lo gestiona el [RESPONSABLE DEL DEPARTAMENTO DE OBRA], que se encargará de coordinar a todos los técnicos que intervendrán en la ejecución de tu proyecto.

Además, el responsable de obras también se encargará de velar por el correcto desarrollo del proyecto, para que tu satisfacción sea máxima.

Una vez hecha la puesta en marcha de los equipos, te enseñaremos su funcionamiento y te haremos entrega de toda la documentación junto con la garantía de la instalación. 

2 años para todas nuestras máquinas a excepción de los inversores fotovoltaicos que son 5 años y 10 para los paneles fotovoltaicos.

TRANQUILIDAD ACTIVA:

¿Te preocupa que tu instalación de suelo radiante se pueda estropear? Aunque este tipo de equipamientos son muy fiables, es posible que a lo largo del tiempo surjan averías. 

Incluso aunque todo vaya bien, cada cierto tiempo hay que hacer algunas operaciones de mantenimiento, para que tu instalación te proporcione el máximo rendimiento con seguridad y eficiencia.

Anticípate a los problemas con el servicio de mantenimiento programado de Activa Soluciones Energéticas. 

Plan Activa Energías Renovables

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE SUELO RADIANTE

¿Qué es mejor, el suelo radiante por agua caliente o suelo radiante eléctrico?

El suelo radiante por agua caliente es más eficiente que el suelo eléctrico al requerir un consumo eléctrico más bajo. La inversión inicial es mas alta en el caso del suelo radiante por agua caliente, pero el ahorro energético compensa la inversión, cuyo retorno es a corto plazo.

A diferencia con el suelo eléctrico, el suelo radiante por agua caliente puede proporcionar calor en inverno y frío en verano combinándolo con sistemas de aerotermia o geotermia.

¿Por qué el suelo radiante por agua caliente es más saludable que otros sistemas de calefacción?

La calefacción mediante radiadores tiende a resecar en exceso el ambiente, en cambio, el sistema de suelo radiante-refrescante no modifica la humedad ambiental y evita la sequedad.

Además al eliminarse las corrientes de aire, se mueve menos polvo en suspensión (lo que beneficia a personas alérgicas o con problemas respiratorios como el asma) y disminuye también la aparición de los ácaros.

Si usas el suelo radiante durante el verano, tu casa se mantendrá a una temperatura más estable sin molestas corrientes de aire frío como las que provocan los aparatos de aire acondicionado (con lo que la posibilidad de enfriamiento también se reduce considerablemente).

¿Es segura la instalación de suelo radiante?

Está demostrado que la instalación es completamente segura en cualquier tipo de inmueble. Como sistema invisible, la calefacción por suelo radiante no tiene superficies calientes  ni elementos calefactados expuestos con los que lesionarse.  

En Activa Soluciones energéticas garantizamos la seguridad del sistema al ser instalado por técnicos cualificados.

¿Suelo radiante o radiadores tradicionales?

Principales diferencias de estos sistemas:

El suelo radiante requiere de una mayor inversión inicial en la instalación, sin embargo , es más eficiente que los radiadores, ya que trabaja con agua a baja temperatura y requiere de un consumo eléctrico más bajo. Este hecho permite amortizar la inversión en poco tiempo.

Los radiadores emiten un calor circular menos uniforme y homogéneo que con el suelo radiante, donde el confort térmico es más elevado.

El sistema de suelo radiante nos permite generar calor en invierno y frío en verano, mientras que los radiadores solo nos ofrecen calor en invierno.

Los radiadores ocupan espacio físico en el inmueble mientras que el suelo radiante es invisible, con lo que ganamos en espacio útil y estética.

¿Qué pavimento es el más recomendable para el suelo radiante?

La decisión del pavimento que recubre la instalación es importante, tanto por cuestiones estéticas como funcionales. El pavimento puede afectar la transmisión del calor y por tanto, al confort y eficiencia energética del inmueble. 

Los principales pavimentos empleados con el suelo radiante son la piedra, cerámicos y madera natural o tarima. Todos son buenos conductores de calor y nos permiten disfrutar de un elevado confort en la vivienda.

En Activa Soluciones Energéticas asesoramos a nuestros clientes sobre la idoneidad del pavimento a emplear en la instalación, sin renunciar a la estética.

Si contrato mi instalación de suelo radiante con Activa Soluciones Energéticas ¿qué trámites he de llevar a cabo?

En Activa desde tu primera toma de contacto con nosotros te acompañaremos durante todo el proceso para que no tengas que preocuparte de nada. Desde la fase inicial hasta la fase de ejecución, cada uno de nuestros profesionales velará por el correcto desarrollo del proyecto, buscando siempre tu máxima satisfacción.

¿Cuánto tiempo se tarda en instalar un sistema de suelo radiante en mi vivienda o local de negocio?

El tiempo empleado en ejecutar la instalación dependerá de la dimensión del proyecto, tanto si se trata de una instalación en obra nueva o en reforma integral. 

Para la colocación del circuito de tuberías, la capa de mortero, el pavimento y demás elementos de la instalación el tiempo empleado es de una semana como mínimo.

En Activa contamos con técnicos expertos para cada producto, garantizando una correcta instalación, puesta en marcha y asesoramiento de uso, para que el sistema de calefacción sea  totalmente eficiente desde el primer día y proporcione el confort deseado.

El suelo radiante por agua caliente, ¿es respetuoso con el medioambiente?

Indudablemente si. El suelo radiante funciona con agua a baja temperatura y con un caudal mínimo, lo que genera un consumo eléctrico bajo reduciéndose las emisiones de CO2.

COMBINACIÓN DE SUELO RADIANTE CON AEROTERMIA

La combinación de ambas tecnologías reúne las ventajas de ambos sistemas, la eficiencia y alto rendimiento de la bomba de calor aerotérmica y el elevado confort que proporciona la homogénea distribución del calor del suelo radiante.

La aerotermia es un sistema de climatización que utiliza la energía contenida en el aire para convertirla en calefacción, refrigeración o agua caliente sanitaria (ACS) mediante un solo equipo.

Este sistema, impulsado por una bomba de calor es capaz de hacer funcionar el circuito del suelo radiante de forma muy eficiente y con un coste energético mínimo. El consumo de electricidad se limita al 25% de la energía utilizada, ya que el 75% restante se obtiene directamente de aire exterior.

“Por cada kW que consume proporciona entre 3 y 4 kW térmicos”.

Principales ventajas de la combinación de ambos sistemas:

  • Alta eficiencia energética y ahorro en la factura eléctrica
  • Retorno de la inversión en un plazo corto
  • Un sistema de calefacción que proporciona calor en invierno y frío en verano
  • Requiere de un mantenimiento sencillo
  • Es seguro al no emitir ningún tipo de gases, saludable y silencioso a la vez
  • Es una energía limpia y renovable
  • A nivel estético es la opción más recurrente al no estar ser visibles los elementos del sistema. La bomba de calor se instala en el exterior del inmueble.

En Activa tenemos todas las soluciones para que comiences ya a producir y consumir energía verde a la vez que ahorras en la factura de la luz. Consúltanos

¡Comparte este contenido!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Ir arriba